Bienvenido/a : Invitado

Monte de Ombúes

La laguna de Castillos es el refugio natural de numerosas especies de animales y vegetales. Uno de los integrantes de esta asociación y probablemente la especie vegetal más relevante para el turismo en la zona es el Ombú

Galería de Fotos
Foto: Juca Gambarotta

Foto: Juca Gambarotta

Foto: Juca Gambarotta

Foto: Juca Gambarotta

Descripción

El Monte de Ombúes de Rocha

Juan Carlos Gambarotta
Guardaparque

En los últimos veintiún años he estado viviendo rodeado de ombúes y he aprendido mucho sobre ellos. Cuando llegué hasta la Laguna de Castillos para trabajar como guardaparque, no sabía que al poco tiempo comenzarían a llegar visitantes con el casi exclusivo interés de conocer el “Monte de Ombúes”, lo que con lo años, se convirtió en uno de los paseos mas clásicos del Departamento de Rocha.
No hay que pensar que se trata de una agrupación de árboles compuesta solamente por ombúes. En primer lugar, los coronillas son mucho mas abundantes, siendo numéricamente la especie dominante. Se trata de coronillas de gran porte, e impresionan a los visitantes conocedores de esa especie, porque la mayoría no los han visto de tal grosor. En segundo lugar, el monte está también compuesto por canelón, guayabo blanco, chal- chal, tembetarí y sombra de toro, siendo muy escasos el arrayán y el el saúco.
El Monte o Bosque de ombúes tiene forma anular y va bordeando la cota más alta de la laguna, lo cual queda de manifiesto durante las crecientes invernales. En verano por el contrario, la superficie de la laguna se reduce y el espejo de agua dista cientos de metros del monte, lo cual viene bien a los árboles, por cuanto en ese momento el agua de la laguna es salada. Los cambios en la salinidad de la laguna se deben a la conexión entre ésta y el océano mediante el Arroyo Valizas, que corre en uno u otro sentido acorde al nivel del agua de la laguna.


¿Monte o bosque?

En América Latina, es muy común que se llame “monte” a las formaciones boscosas aunque se trate de la mas verde de las selvas. En Uruguay, he llegado incluso a oir a alguien llamar “montaña” al monte, como para expresar que había mucho…
El vocabulario va variando con el tiempo, por eso hay muchos vocablos que en América latina tienen tanto uso, que su significado termina siendo aceptado oficialmente dentro del idioma castellano. Por ese lado entonces, es correcto llamar Monte a las agrupaciones de árboles sean nativos o no.
Por otro lado, los ecólogos reconocen muchos de tipos de bosques. A modo de ejemplo, la selva de cierto lugar se llama “Bosque tropical lluvioso de llanura inundable”. Son tantos los tipos de bosque que hay en el mundo, que para definirlos se necesitan varias palabras.
Por eso, la agrupación de ombúes que bordea la Laguna de Castillos también puede ser llamada bosque, pero como aún no cuenta con nombre propio, se le podría definir como Bosque dominado por Coronillas y Ombúes.
Pero en ecología y en botánica no hay una sola opinión, sino muchas y también hay quienes sostienen que solo es apropiado llamar bosques a las asociaciones de árboles que están compuestas por pocas especies. Por tanto, el término bosque, para esta gente solo aplicaría para las asociaciones arbóreas situadas en climas fríos, donde hay poca riqueza de especies. Pero este concepto es mas bien viejo y tiende a aceptarse mas el concepto de que todas las agrupaciones de árboles son bosques.

¿Árbol o arbusto?

De nuevo aquí tenemos un problemita similar: no hay una sola escuela en botánica.
Pero generalmente se acepta que son árboles las plantas de mas de seis metros de altura y en base a eso los Ombúes son árboles. Lo que hace dudar a algunos, es el hecho de que esta especie no forma madera, sino un tejido esponjoso que contiene mucha agua.
Pero yo siempre digo que nadie duda de que el baobab, coloso de los árboles africanos, sea un árbol, no importando en ese caso que como el ombú, no forme leña y que también como el ombú, tenga a menudo ramas creciendo desde muy abajo, lo que para algunos sería una característica de los arbustos.
Pero como dije, hay distintas clasificaciones botánicas y en por eso hasta las palmeras son frecuentemente consideradas árboles.
La cosa es que en todos los libros publicados por los botánicos uruguayos el ombú es definido como árbol.
El ombú es una especie tan carismática que no debe “temerse” que por llamarlo árbol vaya a dejar de tener interés para los visitantes del bosque…
En resumen, es un árbol si, pero que no forma madera.

¿Qué edad tienen?

Lamentablemente no hay manera de saber que edad tienen los ombúes. Eso se debe a que por un lado, el grosor que presentan no revela su edad ni siquiera aproximadamente.
El grosor se debe a que tan favorables hayan sido la exposición al sol, la falta de competidores por espacio y nutrientes y a la disponibilidad de agua. Muy posiblemente también se deba a la calidad del suelo.
Me consta que en el predio del Estado, hay ombúes de la misma edad (germinados en 1994) y mientras alguno de ellos tiene un grosor de cuatro centímetros y un metro y medio de altura, hay otro de más de cuarenta de ancho por siete metros de alto. El primero estuvo siempre a la sombra y el segundo siempre el sol.
También parece influir la genética de cada individuo, porque los hay de grosores y alturas muy dispares estando en las mismas condiciones físicas.
También al parecer se agrega otra cosa: al menos en el predio del Estado, los individuos de mayor grosor son masculinos.
Pero lo que realmente hace imposible determinar la edad de un ombú es que al no formar madera, no forma los tan conocidos “anillos de crecimiento” del común de los árboles.

¿Cómo se reproducen?

El ombú es una especie dioica: los ejemplares son o masculinos o femeninos. Su sexo puede determinarse observando las características de sus flores. En primavera, ambos producen unos ramilletes alargados de flores blanco-amarillentas que cuelgan abundantemente de las ramas. Si las flores de un ombú presentan abundantes formaciones parecidas a muy pequeños alfileres – los estambres- entonces se trata de un ejemplar masculino. Si la flor carece de ellos es femenino. Los estambres liberan el polen, el que al introducirse en la flor femenina la fecunda, comenzando asi el proceso de formación de las semillas.
Los frutos del ombú son comidos por muchos animales, entre ellos las aves y los zorros, los que dispersan las semillas contenidas en sus excrementos.
El ganado vacuno come los frutos caídos y es muy común ver creciendo sobre la bosta verdaderos almácigos de ombucitos. El ganado ayuda al ombú en dos circunstancias: cuando propicia con su bosta la formación de almácigos y cuando el árbol ya es lo suficientemente alto como para que sus hojas no sean comidas. Pero es su enemigo número uno durante todo el período de crecimiento intermedio, el que lleva varios años.
Por ese motivo, es que hasta que se crearon cercas para mantener fuera el ganado vacuno, no había nuevos ejemplares creciendo en todo lo largo del monte.

¿El ombú es de hoja caduca?

Aquí si. Las hojas caen estando verdes y en julio suelen estar sin hojas, aunque comúnmente las ramas nuevas que vuelven a brotar de un árbol caído mantienen hojas todo el año. En Montevideo es fácil encontrar ombúes muy frondosos aun en pleno invierno.

¿A que se debe que se haya formado un monte allí?

No se sabe. Lo interesante es que hay otro bosque de ombúes sobre una ladera del Cerro Arequita, o sea, que hay otro bosque situado en condiciones muy distintas (el de Laguna de Castillos sobre suelo arenoso al borde de una laguna costera y el de Arequita en un ambiente rocoso y sobre un cerro). Hasta ahora no se ha buscado científicamente que condiciones podrían tener en común ambos lugares para que se propiciara en ellos la existencia de sendos bosques de ombúes.
Personalmente encuentro muy interesante la capacidad que tiene el ombú para ser abundante en condiciones muy dispares. Aparte de lo ya mencionado, agrego el caso de la abundancia de ombúes altos y de relativamente escaso grosor que forman parte de la selva paranaense en el Parque Estatal Turvo, en Río Grande do Sul, donde se protege a la catarata del río Uruguay ( Salto de Moconá o Yucumá).
Contrariamente a lo que suele decirse, el ombú no es un típico habitante solitario de la pampa o del pastizal. Los que se ven solos o en grupitos en el campo, denotan la anterior existencia de habitación humana o de corrales. Eso se debe a que los ombúes por largo tiempo fueron elegidos para ser cultivados al lado de las habitaciones rurales, debido a la buena sombra que producen, al crecimiento rápido que se da muchas veces y también debido a que si el ganado ha comido sus frutos, el crecimiento espontáneo es fácil donde las semillas han quedado en la bosta. En la naturaleza se encuentran formando parte de los montes naturales, ya sean estos marginales, serranos, de quebrada o de parque y generalmente hay pocos individuos. Pero en general se trata de un árbol escaso y falta en muchos montes.

¿Porqué se ven tantos ejemplares caídos o quebrados?

En el bosque de ombúes que bordea la Laguna de Castillos se encuentran muchos ejemplares caídos y quebrados y ello podría deberse en parte a que son muy viejos y en parte a la competencia por nutrientes que se da con los abundantes árboles jóvenes de otras especies donde se ha retirado el ganado. Por otro lado, la presencia de ganado no siempre determina el buen estado de los ejemplares adultos de ombú, porque a lo largo del monte, se nota que hay zonas donde los árboles están muy bien y en otros donde están bastante mal, pese a haber ganado en toda el área.

¿Se trata de un bosque único?

Ya comenté que al menos hay otro sobre el cerro Arequita, pero el de Laguna de Castillos a lo largo de la orilla de la laguna contiene muchos mas individuos. Lo que hay que tomar en cuenta es que la distribución de la especie se restringe al noreste del Cono Sur y por ende, el “mundo” del ombú es bastante pequeño. Los hay si en muchos otros lugares del mundo, pero allí han sido cultivados como en España, donde hay ejemplares enormes o son ya una maleza, como en alguna parte de Sudáfrica.
He tenido oportunidad de recorrer bosques en muchos países y en mi opinión, el bosque de ombúes es uno de los más interesantes desde el punto de vista estético.

El acceso al monte de ombúes a través del arroyo Valizas comienza en el puente sobre el arroyo en la ruta 10.
Allí se encuentra la comunidad de pescadores artesanales del arroyo Valizas y es donde comienza el viaje en barcas hacia el monte.

Conocé cómo llegar al Monte de Ombúes aquí

Ubicación en el Mapa
Parque Nacional Santa Teresa

Parque Nacional Santa Teresa

Situado en una de las mejores zonas de playas del Uruguay se encuentra el Parque Nacional de Santa Teresa, con más de 1000 hectáreas de bosques y jardines para disfrutar.

Parque Nacional Cabo Polonio

Parque Nacional Cabo Polonio

Un paseo para aventurarse entre las enormes dunas y el mar, observando desde el cerro los atractivos paisajes de la región: playas, islas, dunas, arroyos, bosques y lagunas.

Laguna de Rocha

Laguna de Rocha

La Laguna de Rocha declarada "Reserva de Biósfera" es el hábitat de numerosas especies de aves autóctonas y migratorias.

Newsletter