Bienvenido/a : Invitado

Palmares de Castillos

La palmera Butiá forma densos palmares alrededor de la ciudad de Castillos, generando un paisaje único y característico de Rocha

Descripción
Palma Butiá - Rocha - Uruguay

Los palmares de Butiá

J.C.Gambarotta

Es único en el mundo, si – decía el viejo Gutiérrez cada vez que los turistas le hacían la pregunta mientras vendía miel y coquitos de palmera en la carretera-. Yo he leído mucho sobre palmeras – le dijo una vez a uno – Mire, eso de que hay una hilera de palmeras que atraviesa América del Sur son pavadas. Hay palmeras acá y en otras partes del país, en Argentina, en Paraguay, en Chile y en otros países más. Hay tantos palmares que no se puede decir que formen una línea. Es mas correcto decir que hay desde acá hacia el Norte. ¡Pero mire que todas son distintas, eh!

Estas aseveraciones que he extractado de mi cuento infantil “El palmar de los Gutiérrez”, son algunas de las explicaciones que muy frecuentemente tengo que hacer. Y eso es porque mucha gente que viaja por el Este de Uruguay se sorprende ante la aparición de miles de palmeras que de un momento al otro, pasan a formar parte de un paisaje, por demás similar al que hasta solo unos minutos antes venían transitando.

Palma Butiá - Rocha - Uruguay

La mayor parte de las personas consideran a las palmeras un atributo de las regiones tropicales y de ahí la sorpresa al encontrarlas por miles en Uruguay.

¿Son plantadas?

Esa es una de las preguntas mas frecuentes. La respuesta es no.
La Palma butiá es endémica del Sur de Brasil (Minas Gerais, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul) y del Este del Uruguay. En Uruguay forma extensos palmares que cubren 66.000 hás en el Departamento de Rocha y 1.600 has. En el de Treinta y Tres. En Brasil ya no quedan palmares extensos.
Los palmares pueden ser muy abiertos, con decenas de metros de distancia entre uno y otro ejemplar, o pueden ser muy densos como los cercanos a la Laguna Negra, donde hay hasta 500 palmeras por hectárea.
Estas palmeras o palmas, como se las llama en la zona, son muy longevas y la inmensa mayoría de ellas es varias veces centenaria. En la angostura – zona que se encuentra entre la Laguna Negra y la costa- en medio de un denso palmar hay un claro alargado como si fuera una pista de aterrizaje y se dice que data de los tiempo de la colonia, cuando una partida militar debió pasar por allí con sus cañones. Pese al transcurso de tantos años, el claro se mantiene debido a que desde entonces el ganado ha impedido la repoblación con nuevas palmeras.
Pero éstas aun tienen la capacidad de reproducirse. De hecho, su fruto, el butiá, es muy apetecido por los pobladores de la zona, sobretodo frescos, pero se los usa también para preparar jalea, dulce, licor – cuya preparación tiene muy diversas recetas- helado y hasta café con la nuez interior, la que cruda tiene el mismo sabor del coco.
Las hojas de la palma son arrancadas y dadas como forraje al ganado durante las sequías mas prolongadas y el propio palmar constituye un notable abrigo natural para el ganado. Los frutos caídos son muy buscados por los cerdos que se crían sueltos y esto constituye una fuerte presión mas para la especie. No obstante los usos que se le dan, el palmar es un paisaje amenazado de extinción.

Palma Butiá - Rocha - Uruguay

Cada año mueren cientos de ejemplares en forma natural, pero muchos otros se ven debilitados, especialmente en áreas arroceras, ya que el anegamiento artificial del campo las afecta.
Si bien la tala del palmar es ilegal, hay productores rurales que la efectúan. Esto es evidente al quedar a veces palmar de un lado del alambrado y no del otro. Está prohibido cortarlas, pero increíblemente hasta ahora no hay un área protegida específica para el palmar.
Al respecto siempre he creído que la protección legal que tiene esta especie es muy inadecuada, porque se la protege como si se tratara de un monumento y no de un ser vivo que requiere reproducirse para perpetuarse.

Muchos pobladores de Castillos, Aguas Dulces y de otras localidades de la zona de distribución de la palma butiá hacen su contribución a la protección de la especie al haber plantado palmas en sus jardines o frente a sus casas. Ojalá los productores rurales que tienen cientos o miles de hectáreas se interesaran también por mantener EL PATRIMONIO DE SUS CAMPOS y protegieran a los ejemplares jóvenes de palma que cada año hacen un nuevo intento por prosperar.
Desde hace unos años, en el Monte de Ombúes, vengo haciendo experimentos de permitir el ingreso de ganado por períodos cortos y he notado que las vacas no comen las hojas de las palmas jóvenes que tienen a su alcance cuando la oferta de pasto verde es abundante.
Se desconoce como eran las características del palmar antes de la introducción del ganado, pero sin duda constituía un paisaje distinto al actual. Es muy probable que aparte de las altas palmeras viejas, hubieran varios estratos compuestos por ejemplares de diversas edades y alturas y que el estrato inferior estuviera compuesto por pajonal. Pero hay quienes piensan que el palmar era muy denso no solamente por la presencia de palmas jóvenes, sino por la de árboles tales como curupí, canelón, coronilla y otras especies. De hecho existen áreas de palmar donde entre las palmas hay bosquecillo nativo y otras donde hay pajonales.
He plantado muchas palmas butiá y creo poder decir con propiedad que la madurez sexual de las palmas no se da con cierta edad, sino al haber alcanzado cierta altura, lo que no es lo mismo, porque en los sitios que no le son favorables demoran mucho en crecer. Pero si el sitio es favorable, la mayoría dan sus primeras floraciones entre los 14 y los 16 años.

Palma Butiá - Rocha - Uruguay

Hay palmas muy extrañas por el hecho de contar con mas de una copa, lo que podría deberse a características genéticas que se despertaran a cierta edad en la palma – lo que explicaría que las ramificaciones se den a cierta altura en el tronco- o a la caída de un rayo que hubiera incentivado nuevos brotes.

El palmar de butiá es un paisaje único de Uruguay y en muchos sitios se ve enriquecido por la existencia de pintorescos corrales circulares compuestos exclusivamente por palmas o por piedras y palmas, como en el caso de uno que se encuentra muy cerca del camino en una curva de la ruta 16.

En mi cuento, sobre el final, tras sufrir la pérdida del palmar, los productores de la zona toman conciencia de la importancia de mantener muchas palmas en sus campos y se deciden a protegerlas activamente.

El cuento termina asi:
¿Y saben que?
Ahora en esa zona, todos tienen el orgullo no solo de vivir allí, sino de cuidar el palmar, de plantar unas cuantas palmeritas cada año.

Ubicación en el Mapa
Parque Nacional Santa Teresa

Parque Nacional Santa Teresa

Situado en una de las mejores zonas de playas del Uruguay se encuentra el Parque Nacional de Santa Teresa, con más de 1000 hectáreas de bosques y jardines para disfrutar.

Parque Nacional Cabo Polonio

Parque Nacional Cabo Polonio

Un paseo para aventurarse entre las enormes dunas y el mar, observando desde el cerro los atractivos paisajes de la región: playas, islas, dunas, arroyos, bosques y lagunas.

Laguna de Rocha

Laguna de Rocha

La Laguna de Rocha declarada "Reserva de Biósfera" es el hábitat de numerosas especies de aves autóctonas y migratorias.

Newsletter